euskalkultura.eus

diáspora y cultura vasca

Noticias rss

Un libro menciona a los vascos como descubridores de Sable Island, una duna en medio del Atlántico

12/01/2005

Dunas de arena azotadas por el viento componen el paisaje de la inhóspita Sable Island
Dunas de arena azotadas por el viento componen el paisaje de la inhóspita Sable Island

PUBLICIDAD

Marq de Villiers y Sheila Hirtle son los autores de 'Sable Island', un libro que recoge la historia de esta isla arenosa situada a 150 km al sureste de Nueva Escocia, en Canadá. En la actualidad sólo dos personas y un centenar de caballos salvajes habitan esta inestable franja de 50 km de largo y un kilómetro de ancho, que durante más de 400 años fue conocida como el 'cementerio del Atlántico', ocasionando más de 500 hundimientos al embarrancar los barcos contra las cambiantes dunas de arena. Un capítulo del libro explora la posibilidad de que marineros vascos fueran los descubridores de este pedazo de tierra en medio del Atlántico.
El título completo del libro es 'Sable Island: los Extraños Orígenes y la Curiosa Historia de una Duna perdida en el Atlántico' (Editorial Walker), y describe detalladamente las características de esta isla, en realidad un banco de peligrosas arenas que cambia constantemente a causa de las fuertes corrientes del océano. Su situación frente a las costas canadienses la convirtió durante siglos en una trampa mortal para marinos y pescadores, llegando a contabilizarse medio millar de hundimientos.

Aunque el descubrimiento oficial de la isla fue llevado a cabo por marinos portugueses a comienzos del siglo XVI, el libro se hace eco de la posibilidad de que en realidad los primeros en llegar a Sable Island fueran pescadores euskaldunes, en sus expediciones balleneras y en su constante búsqueda de nuevos caladeros de bacalao. Algunos investigadores apoyan la teoría de que los vascos llegaron a Norteamérica, concretamente a Terranova y la costa de la península de Labrador en el siglo XIV o XV. Esas teorías abundan en la posibilidad de que los pescadores vascos llegaban a la zona con regularidad, y quizá incluso tendrían pequeñas colonias de marineros trabajando allí, con anterioridad a que Cristobal Colón descubriera América en 1492 o de que John Cabot llegara a Terranova en 1497.

Según los autores de 'Sable Island', mucho antes de estos 'descubrimientos' ya corría por Europa el rumor de que los marineros vascos habían encontrado tierra al otro lado del Atlántico, quizá una isla, quizá algo más. Algunos marinos bretones trataron al parecer de seguir a los marinos vascos, sin éxito.

A comienzos del siglo XV --prosigue el libro-- era conocida entre los marinos europeos una historia según la cual dos barcos guipuzcoanos, uno capitaneado por Juan de Echaide y el otro por Matías de Echeveste, habrían alcanzado tierra más allá del Atlántico a finales del siglo XIV, aunque no existe prueba documentada de ello. Recientemente se han encontrado restos de importantes centros balleneros vascos en la costa de Labrador y en Terranova, pero datan de 1530. Tan sólo tres décadas después, la población vasca en Norteamérica habría llegado a estar compuesta por 2.000 personas.

La Historia Vasca del Mundo

Este capítulo del libro menciona también las teorías lanzadas por Mark Kurlansky en 'La Historia Vasca del Mundo'. Kurlansky aduce dos argumentos en defensa de su teoría de que los vascos llegaron a América antes que Cristóbal Colón. El primero se apoya en el gran volumen de la capturas de los pescadores vascos. Segun Kurlansky los vascos descargaban enormes cantidades de bacalao y carne de ballena durante el siglo XIV, y sus competidores estaban convencidos de que los caladeros conocidos hasta aquel entonces no podían ofrecer tal volumen de pesca. Sólo los bancos de Terranova podrían ofrecer tal riqueza, pero por supuesto, los competidores de los pescadores vascos no los conocían aún, afirma el periodista.

El segundo argumento de Kurlansky es la improbabilidad de que los vascos, siendo buenos marinos, apoyados por una industria que les proveía de buenos barcos y con una tradición de navegar largas distancias tras sus capturas, no llegarán a toparse con Norteamérica, aun por pura casualidad, cuando claramente estuvieron navegaron en sus proximidades durante siglos.

Hay pruebas de la presencia de marinos vascos en las Islas Faroe ya en 875. Eso supondría un viaje de 2.000 km, a no ser que realizaran escalas en las islas británicas, lo que supone una distancia notable para la época. '¿Es posible que en los seis siglos siguientes, trabajando en la zona norte del Atlántico, donde la distancia entre Europa y América es menor, sabiendo de las expediciones vikingas, los vascos nunca se aventuraran a surcar la relativamente corta distancia hasta América del Norte?', se preguntan los autores de 'Sable Island'.

Más allá de Islandia

El hecho es que en 1412 archivos islandeses recogen que 20 barcos balleneros vascos pasaron frente a la costa más occidental de la isla, a tan sólo 700 km de Groenlandia. Desde allí el viaje a Terranova sería de tan sólo 1.800 km. La mayoría de los marinos no tendrían razones para cruzar el Atlántico sin saber si había algo al otro lado, pero los pescadores vascos perseguían ballenas que a menudo subían hasta las aguas sub-árticas para luego bajar en dirección sur a lo largo de ambas costas atlánticas. Por tanto sería problable que alguna expedición ballenera hubiera llegado a América en algunas de estas persecuciones.

Pero lo cierto es que no existe aún evidencia científica de que los vascos llegaran a la costa norteamericana antes que Colón, que los marinos portugueses o que los vikingos. Sí existen, sin embargo, razones que hacen plausible esa posibilidad. La búsqueda de pruebas para demostrarlo puede ser uno de los retos más apasionantes de los historiadores en los próximos años.


Enlaces relacionados

Página web sobre Sable Island
Web con fotos, historia, flora fauna y geología de esta fascinante isla

Crítica del libro 'Sable Island'
Publicado en Sant Louis Today


« anterior
siguiente »

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las más leídas

Últimos comentarios

© 2014 - 2019 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.eus

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia